El legado de los pájaros.

Posted by admin | Posted in Historicos | Posted on 19-03-2010

0

Documento escrito por Martín Auza el 17 de agosto de 2004,

Imitar los sonidos de la naturaleza a través de la música ha sido una búsqueda permanente entre los compositores, y de un modo u otro, la flauta y el piccolo han estado siempre asociados al canto de los pájaros.

El hombre intentó imitar el canto de los pájaros de muchas maneras, inclusive creando aparatos mecánicos. Estos intentos dieron lugar a la creación de una infinidad de silbatos, “bird flageolets”, y órganos especialmente diseñados para tal fin. (En Francia llamados “serinette-pionne”, o “merline” al que imitaba el canto del mirlo). Muchos de estos instrumentos o aparatos mecánicos eran utilizados para enseñar a cantar a los pájaros, aunque parezca una paradoja. “The bird fancier’s delight” (“Las delicias del entrenador de pájaros”) , es una recopilación de 43 melodías publicada en 1717, donde se describe como enseñar a una amplia variedad de especies enjauladas a cantar, colocándolos en una caja oscura y tocando una melodía acorde a ellos una y otra vez con una pequeña flauta. Durante décadas esta tarea, enseñar a los pájaros música especialmente escrita para ellos, se convirtió en una popular y muy lucrativa actividad en europa.

El instrumento con el que se tocaban estas melodías era el flageolet, una pequeña flauta de pico, con menos agujeros que una flauta dulce, y cultivada principalmente por los amateurs durante el siglo XVII. Compositores como Gluck, Haendel, y Mozart en “El rapto en el serallo” escribieron para este instrumento. Hoy en día, dichas partes son ejecutadas con piccolo, a modo de instrumento repositor. Del mismo modo que el piano es el instrumento repositor de toda la música para teclado. Curiosamente, el término “recorder” (como se denomina a la flauta dulce en inglés) proviene de una vieja práctica inglesa “recording” o “to record” que era el acto de enseñar a los pájaros melodías por repetición.

Es interesante que solo los ingleses usen el término no tan obvio de “recorder” para referirse a una flauta de pico. Todos los demás lenguajes europeos se refieren a ella como una variación del término “flauta”. Por cientos de años esta asociación ha inspirado muchas composiciones para la flauta y el piccolo. En un principio los cantos de pájaros usados tenían dos características básicas: familiaridad y simplicidad de estructura (Ej. cuckoo y codornices). La imitación de ellos aportaba un elemento de tipo ornamental y muchas veces humorístico a las obras. Sin embargo, cuando los compositores intentaron imitar cantos más complejos como el del ruiseñor, la alondra, o el mirlo, se conformaron con brindar una impresión general, sirviendo solo de excusa para el virtuosismo instrumental. Compositores como Bartók y Messiaen, se interesaron más profundamente en el canto de los pájaros, hasta el punto de grabarlos y transcribirlos. Para ellos el canto de los pájaros fue mucho más que un mero ornamento, sus melodías, ritmos y estructuras influenciaron profundamente su pensamiento musical. Los compositores contemporáneos no dejan de interesarse en los pájaros. Así es como encontramos obras donde la música “narra” diferentes momentos y/o situaciones de estos con singular maestría. Músicos dispuestos, como Messiaen, han aprendido de ellos y a su vez, mirlos y cotorras, alondras y canarios, han comenzado, a veces, a cantar gracias a los hombres…. ¡Qué hermoso intercambio!

Escribe un comentario